Aunque siempre ha estado entre nosotros, la semilla de chía durante los últimos años se convirtió en un alimento a la moda, podemos encontrar un sinfín de artículos y noticias con respecto a todos sus valores nutricionales y beneficios para la salud por ser uno de los alimentos más ricos en omega 3. Muchos médicos se atreven a denominar la semilla de chía como un súper alimento, puesto que posee de 6 a 10 veces mayor cantidad de calcio que la leche, 3 veces más cantidad de antioxidantes que los arándanos, 2 veces mayor cantidad de potasio que los plátanos y 2 veces más cantidad de fibra que la avena.

Aunque la chía sea nueva para algunos, siempre ha estado entre nosotros desde momentos remotos en diversas culturas indígenas como los aztecas o los mayas que sabían conservarla a la perfección. Hoy en día, es un complemento bastante común en las dietas estadounidenses e ingrediente indispensable en alimentos vegetarianos, veganos o dulces sanos.

Es un fruto seco similar a las nueces y al maní, con un leve sabor a nuez y grandes cantidades de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales para vivir de forma saludable o bajar de peso y controlar el colesterol  y perder peso o problemas digestivos tales como el estreñimiento.

Muchas veces los problemas de estreñimiento están ligados a nuestra alimentación, es por ello que los médicos nos recomiendan consumir mucha fibra o usar laxantes, pero las opciones naturales, como la semilla de chía, siempre son las mejores. Podemos consumir la semilla de chía en yogur, cereales, batidos o entre comidas todos los días como una merienda.

Beneficios de la semilla de Chía para problemas digestivos y de estreñimiento

La semilla de chía es uno de los mejores complementos para combatir los problemas de estreñimiento en el cuerpo, así que es sumamente importante que sepamos añadirlo a nuestras comidas diarias y a prepararlo si queremos usarlo como herramienta diaria.

¿Conoces todas las propiedades nutricionales de la chía? Aunque no sea un remedio mágico con todas sus ventajas podemos llevar a cabo una dieta extremadamente saludable; una de ellas es que es altamente rico en fibra, lo cual nos ayuda a controlar nuestra flora intestinal y barrer todos los deshechos que nuestro cuerpo no necesita y posee la capacidad de aumentar el volumen del bolo fecal, haciéndola más voluminosa y suave porque se encuentra masa hidratada, además de que contiene un compuesto llamado mucilago, el cual es el encargado de regular el tránsito intestinal y nos ayuda a controlar nuestro apetito constante. Su consumo regular es un gran apoyo para nuestra dieta diaria.

La chía es buena pero no abuses

No debemos tomar una dosis fija cuando iniciamos su consumo, como a lo mucho dos cucharadas al día o ir intercalándolas entre recetas según lo que busquemos conseguir o hasta que nuestro cuerpo aprenda a asimilarla. Junto con esto debemos incrementar nuestro consumo de agua porque la chía trabaja mucho mejor en la concentración de fibra cuando absorbe los líquidos, aunque podemos variarlo con jugos naturales sin químicos o colorantes. Podemos simplemente remojarlas en agua antes de consumirlas incluso. Conoce todas las contraindicaciones de la semilla de chía para hacer un buen uso de ella.

Formas de tomar la chía para aliviar los problemas de estreñimiento

Ingredientes:

  • 3 naranjas
  • 2 peras
  • 1 cucharada y media de semillas de chía

Preparación:

Lavamos y picamos las peras, posteriormente exprimimos las naranjas y lo colocamos todo en la licuadora para después añadir las semillas de chía. Lo procesamos todo hasta obtener un jugo, si lo tomamos recién hecho aprovecharemos mucho mejor todas las propiedades y nutrientes.

Ingredientes:

  • 2 cucharaditas de semillas de chía.
  • 1 litro de agua.
  • 6 dátiles (opcional)

Preparación:

Primero agregamos las cucharaditas de semillas de chía en el agua y lo agitamos bien antes de dejarlo reposar por un aproximado de 10 minutos, lo consumiremos durante la mañana y la tarde alternamente. Al final del día podemos ingerir los 6 dátiles y de esta forma potenciar los resultados.

Si eres diabético, hipertenso o tiene colesterol no se recomienda su consumo de semilla de chía. Además si eres alérgico al maní o los frutos secos en general, es muy probable que tampoco puedas soportar la chía y tengas que buscar otra alternativa.